Información

Golpes y hematomas en niños. ¿Qué haces cuando el niño se golpea la cabeza?

Golpes y hematomas en niños. ¿Qué haces cuando el niño se golpea la cabeza?

Los traumatismos craneales o las lesiones en la cabeza a las que los niños suelen estar expuestos son más atemorizantes para los padres que amenazadores para la salud de sus hijos. En general, estos accidentes son superficiales y no tienen consecuencias graves. ¡Descubre cuándo preocuparte!

Le encanta ver a su hijo experimentar con todo tipo de juegos y actividades. Ya sea que esté en el parque o en su propia casa, su intento de hacer cosas nuevas a menudo termina golpeándose en la cabeza, ya sea muebles, piso u otros dispositivos que son víctimas de él.

Las patadas en la cabeza son de dos tipos:

  • externo (heridas del cuero cabelludo);
  • interno (lesiones que pueden afectar la cabeza, los vasos sanguíneos dentro del cuero cabelludo o incluso el cerebro).

Conchas, hematomas leves, hematomas

En general, los pequeños golpean la cabeza solo superficialmente, sin que aparezcan las principales complicaciones que suponen las lesiones internas. Estos se manifiestan en el exterior por una pequeña hinchazón o como se les llama en las personas: "concha" o "huevo de rata". Es posible que el área donde fue golpeado el bebé no se hinche y solo se enrojezca y se cace.

¿Cómo lo ayudas?

Sé el dueño de la situación y no demuestra que le tengas mucho miedo, porque harás que se agite aún más que él; trata de aliviar su dolor hablando con él, sosteniéndolo en sus brazos y comiéndolo.

Primero desinfecta el área, especialmente si ha caído en un área llena de arena o polvo. Aunque puede que no sea una herida, la piel en el área puede haber sido rayada y es bueno prevenir una infección.

Aplique una bolsa de hielo o un objeto frío en el área donde golpeó; Envuelva siempre la bolsa de hielo con una toalla para evitar que se congele.

Vigílelo cuidadosamente durante las próximas 24 horas y observe qué cambios están ocurriendo, tanto en el área inflamada como en el comportamiento del niño.

¿Cuándo deberías llamar a un médico?

Si nota uno de los siguientes síntomas en el comportamiento y las reacciones de su hijo, vaya al hospital más cercano:

  • pérdida de conciencia (incluso por un momento);
  • no deja de llorar;
  • duele el área donde fue golpeado;
  • tiene dificultad para moverse;
  • vomita y tiene una mala condición (no quiere jugar, parece triste, apático);
  • cayó desde una distancia mayor de 1 m;
  • tiene somnolencia

Trauma cerebral abierto y contusiones severas

Si nota que las lesiones son internas, que su bebé se ha "roto la cabeza", entonces está lidiando con traumas que pueden sufrir complicaciones mayores. Algunos de estos pueden ser fatales, porque después de tal accidente, pueden ocurrir hematomas (coágulos de sangre o tumores) que pueden poner en peligro la vida de su bebé.

En estos casos, una visita a un neurólogo pediátrico es absolutamente necesaria, especialmente en presencia de algunos de los siguientes síntomas:

  • inconsciencia prolongada;
  • convulsiones;
  • charla dura
  • problemas de equilibrio y orientación;
  • un estado de somnolencia aumentada;
  • confusión;
  • falta de reacción a varios estímulos;
  • vómitos a pocos días del golpe.

¿Qué haces cuando el bebé se cae, pero no aparecen signos?

Si el bebé se cae y no muestra signos en la superficie del cráneo (sin hinchazón, sin moretones, sin enrojecimiento ni rasguños), es aconsejable seguir su comportamiento después de la caída (y los síntomas presentados anteriormente), para averiguar si es o no en serio.

En caso de que piense que el golpe fue a pesar de la ausencia de estos signos externos y que la distancia desde la que cayó fue muy grande o el impacto fue fuerte, no dude en consultar al médico para asegurarse de que todo esté bien.

La vigilancia constante y las visitas regulares al médico pueden prevenir coágulos y tumores, que, la mayoría de las veces, ocurren incluso unos pocos meses después del accidente.

Etiquetas en la cabeza para bebé